octubre 3, 2022 2:53 pm

Cómo el FBI suplantó una ‘app’ de mensajería para engañar y atrapar a más de 800 criminales

Un grupo de funcionarios policiales estadounidenses y australianos llevaron a cabo una operación inédita que sirvió para engañar y capturar a más de 100 criminales, frustrar docenas de asesinatos e incautar una importante cantidad de drogas, según manifestaron las autoridades que idearon el operativo.

La estrategia consistió en que los oficiales suplantaron una aplicación de comunicaciones que se hacía pasar por otra de mensajes encriptados, pero que en realidad estaba controlada por el FBI.

Cientos de miembros de bandas criminales internacionales cayeron en la trampa y empezaron a usar la aplicación para planificar sus atroces crímenes, lo que llevó a sus arrestos, según las autoridades. La operación encubierta fue denominada Ironside o “Escudo de Troya” y tuvo una duración de tres años.

Las capturas incluyeron miembros de redes criminales asiáticas, grupos del crimen organizado en Oriente Medio e incluso carteles de la droga en América Latina. Fueron incautadas aproximadamente 8 toneladas de cocaína, 2 toneladas de anfetaminas, 55 autos de lujo, 250 armas y más de 20 toneladas de marihuana y hachís.

Así lo confirmó Jean-Philippe Lecouffe, subdirector de operaciones de Europol en una conferencia de prensa realizada este martes en los Países Bajos. En los últimos dos días, los investigadores del caso en Europa, Australia y Estados Unidos han realizado más de 500 arrestos y registraron más de 700 lugares como parte de la operación.Captura criminales (Getty)Captura criminales (Getty) – Foto: Getty Images

Se prevé que el operativo conduzca a más arrestos a nivel internacional, donde ya se han incautado toneladas de drogas y detenido a cientos de personas. En total fueron 18 los países intervenidos por las autoridades luego de acceder a la información y comunicaciones de los criminales.

Una maniobra de película

La aplicación que permitió las capturas, conocida como ANoM, es una app de mensajería encriptada; es decir, los mensajes de los usuarios que la usan no pueden ser leídos por nadie, ni siquiera por los creadores de la aplicación.

Sin embargo, el FBI logró superar los mecanismos de seguridad del proveedor de plataformas Phantom Secure y reemplazó la aplicación usada anteriormente por los delincuentes por otra con la que sí accedían a sus conversaciones, según informa la Policía australiana en un comunicado.Ciberseguridad (Foto Getty)Ciberseguridad (Foto Getty) – Foto: Getty Images/iStockphoto

Para ello, las autoridades infiltraron a algunos miembros de alto rango en las redes criminales y les suministraron dispositivos móviles especiales que solamente se consiguen en el mercado negro. 

Los dispositivos, en los que no se podían hacer llamadas ni enviar correos, ya venían equipados con la app adulterada. Lo anterior permitió que todas las comunicaciones entre los delincuentes fueran monitoreadas por los agentes policiales en tiempo real. En Australia, por ejemplo, fueron arrestados 224 criminales, como supuestos responsables de 526 delitos cometidos en todo el país.

“Para darles una idea de la magnitud de nuestra penetración, pudimos ver fotografías de cientos de toneladas de cocaína que estaban ocultas en cargamentos de fruta. Pudimos ver cientos de kilos de cocaína que estaban ocultos en productos enlatados“, aseguró Calvin Shivers, subdirector de la División de Investigación Criminal del FBI, en declaraciones citadas por el medio New York Post.

La Policía australiana fue la encargada del uso de un sistema tecnológico especializado para leer las comunicaciones encriptadas en tiempo real. La aplicación ANoM había crecido en popularidad durante los últimos tiempos a medida que los delincuentes de alto nivel en todo el mundo usaban este mecanismo de encriptación para eludir la vigilancia por parte de las autoridades policiales.

El comisionado de la Policía Federal Australiana (AFP), Reece Kershaw, también explicó que la operación encubierta ayudó a frustrar 21 planes de asesinato, incluido uno que se habría dirigido a una familia de cinco personas. En países como Reino Unido, Alemania, Países Bajos y Suecia también se llevaron a cabo capturas.

CCB

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp