diciembre 8, 2022 7:28 pm

Los asesinos en serie más famosos que aterrorizaron al mundo

Norman Bates, Hannibal Lecter y Dexter Morgan son algunos de los asesinos en serie icónicos y ficticios que han hecho historia en el cine y la televisión. Sus huellas fueron plasmadas por sus personalidades especiales y crímenes espantosos en los que participó el público, creando producciones que buscaban retratar un fenómeno que suscita horror y admiración en igual medida.

La larga lista, que requiere la selección de los representantes más destacados del campo, también se puede complementar con otros nombres del género “biopic”, que presentaba en pantalla casos impactantes de la vida real, especialmente de Estados Unidos, un país en el cual: Por supuesto, y por razones que merecen un análisis sociológico por separado, este tipo de asesinatos se registran con mayor frecuencia.

En este sentido, cabe mencionar “Monstruo – Asesino en serie” (2003), película por la que Charlize Theron ganó un Oscar por su papel de Eileen Wuornos; así como la emisión de Zac Efron del infame feminicidio Ted Bundy en “Ted Bundy: Durmiendo con el enemigo” (2019).

Ted Bundy: Sueña con un asesino

En el lado de la serie se destaca “Cazador de mentes” (2017-2019), una creación de David Fincher que sigue el trabajo embrionario del FBI sobre asesinos en serie en los ’70, y presenta a criminales notorios como Ed Kemper, David Berkowitz o el propio Charles Manson.

Pero la tendencia hacia las obras de arte en serie y asesinos múltiples es una que puede haber dejado una huella más profunda en las culturas populares de todo el mundo, comenzando por “Vampiro negro”, la película que dirigió el legendario cineasta austriaco Fritz Lang en 1931, es considerada por muchos como el inicio oficial de este tipo de personajes en la industria audiovisual.

Mucho antes de que varios estudios forenses permitieran una mejor comprensión de las mentes criminales, Lang se basó en el caso real de Peter Kürten, un asesino en serie de niños de la ciudad alemana de Düsseldorf, quien, según admitió él mismo, actuó por “placer sexual” que recibió bebiendo la sangre de sus víctimas.

M., el vampiro de Düsseldorf (1931) Fritz Lang

Pero este clásico, además, fue el primero en proponer un enfoque que luego se repetiría en las narrativas dedicadas a este tema. Y explora cómo los lazos familiares disfuncionales y la corrupción de la sociedad moderna son el caldo de cultivo ideal para estos asesinos.

En las décadas siguientes aparecieron otras obras de este estilo, como “La noche del cazador” (1955), dirigida por el inglés Charles Lawton, protagonizada por Robert Mitchum como un falso sacerdote que desata una cacería para robar una preciada cantidad de dinero; o simbólico “Psicosis” (1960) del maestro del suspenso Alfred Hitchcock.

Psicosis

En la película, que tuvo sus sucesores tanto en cine como en televisión, Anthony Perkins interpretó al tímido pero mortal Norman Bates, el dueño de un motel con una relación psicológica muy difícil con su difunta madre, basada libremente en Ed Gein, otra siniestra persona real. un asesino en serie que también inspiró al aterrador Leatherface de “La masacre de Texas” (1974) de Tobe Hooper.

Un año antes, en 1973, Vincent Price, el rostro de docenas de películas de terror, era el vengativo actor Edward the Lionheart en la película. Comerciante de la muerte, en el que, uno tras otro, desahogaba su enfado con los críticos de teatro, que lo humillaban imitando las escenas del crimen de las obras de William Shakespeare.

Posteriormente, en 1986, gracias al director Michael Mann, el famoso Hannibal Lecter, creado por el escritor Thomas Harris, se trasladó al cine por primera vez en la historia. “Cazador humano”, donde el personaje fue interpretado por el escocés Brian Cox.

“Cazador humano”

Sin embargo, el Dr. Lecter pasará a la historia con un genio. “Silencio de los inocentes” (1991), dirigida por Jonathan Demme, es la tercera y última película en ganar el Big Five de la Academia de Hollywood y que, gracias a la increíble actuación de Anthony Hopkins, finalmente ha inmortalizado su sangrienta figura.

Este psiquiatra caníbal, tan sociópata como elegante y amante de culto de la música clásica y la gastronomía, asombró al público con sus brutales acciones en provocativas escenas, como aquella en la que alimenta a Ray Liotta, bajo la influencia de somníferos, su propia pequeña. piezas. Cerebros fritos en aceite y hierbas en la secuela. “Aníbal” (2001), Ridley Scott.Anthony Hopkins, uno de los asesinos más memorables de las pantallas internacionales.

Además, la película de Demme dará paso a otras dos películas sobre el personaje, la precuela. “Dragón rojo” (2002), con Edward Norton; Hannibal, la fuente del mal (2013); ya una serie de tv “Aníbal”lanzado entre 2013 y 2015.

Posteriormente, las producciones, que en los años 80 adquirieron un tono puramente fantástico en géneros como “slasher” y con protagonistas como Jason Voorhees y Freddy Krueger, volvieron a un clima más cercano al realismo, a un ambiente de espera de la policía, de como lo ejemplifica “Se7en, los siete pecados capitales”por Fincher.

En esta historia, Kevin Spacey era John Doe, un asesino con la misión divina de castigar a quienes creía que convertirían el mundo en un lugar lleno de vicios, perseguido por un dúo de detectives interpretado por Brad Pitt y Morgan Freeman. Doe, la serie “organizada” por excelencia, eligió a sus víctimas y planeó cuidadosamente escenas impresionantes de sus crímenes, como obligar a una persona a comer hasta morir para retratar la glotonería, o el rostro desfigurado de una joven modelo como símbolo de orgullo.

Los siete pecados capitales)

Hasta que, “American Psycho”dirigida por Mary Harron y adaptada de la novela homónima de Bret Easton Ellis, llegando en 2000 a cambiar tanto la narrativa como la perspectiva del tema, con su seductor Patrick Bateman, interpretado por Christian Bale, en plena “fase dorada”. ” “juicio penal: sus terribles atentados tienen lugar en el reino de la fantasía, por el que atraviesa todo asesino, desarrollando su necesidad de matar”.

En la sección de televisión, seis años después, irrumpió en Diestro, una exitosa serie apodada por el actor Michael Hall como el extraño antihéroe del título, el forense salpicado de sangre de la policía de Miami que esconde una segunda vida como un asesino que cumple deseos, rastreando criminales y otras personas dudosas, guiado por reglas morales que contienen su “monstruo” interior …

“Dexter” fue una novedad que jugó con la empatía del público con su narrativa en primera persona y el enorme esfuerzo del protagonista por mantener una relación aparentemente “normal”, frente al impacto que puede producir una increíble cantidad de asesinatos. Actúa durante nueve temporadas, que duró la racha.Killing Eve, una serie de televisión adaptada por la inglesa Phoebe Waller-Bridge, protagonizada por Sandra Oh como Eva Polastri.Killing Eve, una serie de televisión adaptada por la inglesa Phoebe Waller-Bridge, protagonizada por Sandra Oh como Eva Polastri.

Finalmente, en la misma línea que intenta desafiar a cualquiera que busque, y a su vez con la única mujer que hace esta lista, está “Matando a Eva”, una serie adaptada por la inglesa Phoebe Waller-Bridge, protagonizada por Sandra Oh como Eva Polastri, la investigadora que da caza a Villanella, un sicario psicópata interpretado por Jodie Comer, quien ganó un Emmy en 2019 por el papel y ha aparecido en un puesto destacado. en la parrilla gracias a sus tiempos de muerte cronometrados y perfeccionados. Como si fuera una artista, Villanelle ve a cada víctima como una oportunidad para estimular sus sentidos y crear una pieza única de su enfermiza colección.

Así, en un ejercicio en el que la ficción a veces consigue superar la realidad, la industria audiovisual, alimentada durante décadas por tramas que en repetidas ocasiones han provocado excitación y suspiros de horror, sigue dando vida a una cuestión que, por curiosidad o curiosidad, no sostener. no puede atraer a millones.

CCB

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp